Make your own free website on Tripod.com

 

A.D.N.  

 

 

 

LA PUERTA INTERDIMENSIONAL DEL HOMBRE GALACTICO 

 

 


Por Luis Edgar Cutiva G.

 

 

 

 

Las espirales son una constante del universo que se manifiestan en el complejo mundo de una galaxia, hasta las sencillas espirales de un caracol.

El hombre, quien es una copia del Universo en pequeña escala, no es la excepción de esa constante galáctica, las espirales se imponen dentro de sí creando una puerta interdimensional que lo comunica con el Todo en un viaje cósmico de tan solo segundos.

El ADN. Esa espiral que está presente en los cromosomas del núcleo celular contiene toda la información genética ( archivo akásico interno microcósmico) desde el primer hálito de vida ( cuando se era uno con el Padre y el Padre uno con nosotros) pasando por muchas formas de vida.

MENSAJEROS CÓSMICOS

Siempre han visitado, hecho compañía e instruido con información Galáctica al Hombre para su crecimiento interior. Desde épocas muy remotas, que ni la ciencia sería capaz de calcular en años, los mensajeros rasgan archivos akásicos del Cosmos para ayudar y guiarlo en su viaje hacia su morada espiritual, el regreso a la Unidad de donde se desprendió para convertirse en otra unidad vital; Aunque más elemental, una célula de ese  Gran Todo, la Unidad, El que Es, ese gran cuerpo Universal y Cósmico, el Padre, YO SOY EL QUE YO SOY.

Como es arriba es abajo, así mismo en el Universo microcósmico ( el Hombre sea varón o hembra) él es el cuerpo cósmico, la Unidad, el Todo, él YO SOY EL QUE YO SOY; Dentro del él Mensajeros (ARNm) penetran y viajan a través de los registros akásicos internos (ADN) copiando toda la información necesaria, almacenada en los códigos de luz YHVH, para la evolución (en este caso espiritual); mediante trascripción son transmitidas en Ondas Escalar y recepcionada por el Trifosfato de Adenosina (la antena de Vida), estructura de transferencia que realiza la traducción del código genético.

Así el código YHVH (Yod He Vod He- Yo Soy El Que Yo Soy) es activado y traducido en luz creando una puerta interdimensional que comunica lo humano con lo Divino, conduciéndolo a través de la redención vibratoria hacia la realización del Adam Kadmon.

El secreto de la gran espiral de fuego violeta, el secreto de la llama trina (la espiral azul, rosa y amarilla) y el mismo secreto de la espiral que viera Moisés en la famosa zarza ardiente; es el mismo secreto de la espiral del ADN. : YHVH, el poderosísimo código de luz enlaza energéticamente los nucleótidos ATP (Adenosintrifostatos) que actúan en el momento de descomponer sus moléculas en el agua (YHVH se posa sobre las aguas, Gén. 1:2: ...”Y el espíritu de Dios se movía sobre las aguas”) liberando una gran cantidad de energía (Gén. 1:3: ... “y la luz quedó hecha) que puede ser transferida a otras moléculas.

El ADN. es la puerta interdimensional que conduce hacia la realización del Hombre Galáctico elevándolo vibracionalmente en cada enlace con la presencia YO SOY (YHVH)

Cuando se centra la atención en la figura del ADN. Y se visualizan las letras YHVH, que contienen códigos de luz, pronunciándose el poderoso nombre YOD HE VOD HE (12 veces) y meditando en la figura del ADN. Se reactivan los nucleótidos y se reordena el ADN. Activándose el cuerpo de Luz ( Mercaba); es decir, se abre la puerta interdimensional que nos eleva hacia el Gran Sol Central, la Poderosa Presencia YO SOY.

 

 

 

                                    (INSERTAR IMAGEN ADN Y ANTENAS ESCALAR)

 

El Génesis guarda en medio de su relato este poderoso ejercicio de activación del código genético, mediante el cual el hombre puede generar una gran cantidad de Luz que puede ser transferida voluntariamente por él hacia otras moléculas (partículas tranmátricas que componen formas de pensamiento) donde quedan almacenadas mediante ese enlace para ser liberadas con el poder del verbo (moléculas vibracionales de luz que actuarían como en el ADN.) Como un grupo de fosfatos que se transfiere a otra molécula liberando mas energía (Luz) dando paso a una nueva creación.

El Hombre forma parte del ADN. Cósmico donde existen los puentes fosfodiester donde queda enlazado en cadenas de nucleótidos (coros angelicales) donde la estructura primaria contiene la información Divina, utilizada por las células (el Hombre es una célula de Dios) para sintetizar sus propias proteínas (su propia Presencia Yo Soy) Dentro de esta organización Genética Universal muchos seres de Luz (Ángeles, maestros ascendidos, etc.) vienen a actuar como en el ADN. microcósmico (del Hombre) como ARNm, ARNt, ARNr, ATP, etc., siendo así “unos” moléculas y “otros” células.